Solución completa para el envasado de queso rallado con caja de cartón

Solución completa para el envasado de queso rallado con embolsadora automática vertical

La línea de envasado comienza con una ralladora de queso cuyo resultado recoge una cinta que lee de manera automática el flujo de queso recibido, añadiendo antiapelmazante (normalmente fécula de patata) en la proporción correcta respecto a la lectura del flujo de queso recibido.

Posteriormente se transporta todo el queso al tumbler, que homogeniza la mezcla para que el producto no se apelmace una vez envasado.

El producto se eleva hacia la pesadora multicabezal de combinación que realiza las dosis necesarias para cada bolsa, transfiriendo el producto a la envasadora vertical.

Tanto el multicabezal como la envasadora vertical son flexibles y están diseñadas para poder trabajar con diferentes formatos de bolsa. ULMA dispone de diferente modelos de envasadora diseñadas para el sector lácteo, optando por el mejor modelo en cada caso, dependiendo de las características de la aplicación en factores tales como velocidad, dosis y soluciones recerrables.

La línea cuenta con un detector de metales con rechazo y etiquetadora automática para los envases.

La célula robotizada de encajado está formada por una formadora de cajas automática, un robot de encajado y una cerradora de cajas automática.

La formadora fabrica cajas de cartón que son enviadas mediante elementos de transporte hasta la célula de encajado. En este punto, un robot manipula los productos entrantes y los mete en la caja vacía. Para ello el robot cuenta con una pinza de agarre que, además de introducir el producto en la caja, le asegura que la dejada del producto sea correcta y la caja salga completa. Al final de la misma, la caja se cierra en la cerradora.

Los tres elementos de la célula robotizada son flexibles, rápidos de configurar y fáciles de mantener. Esto permite a la célula adaptarse a los diferentes formatos de producción del cliente o configurar nuevos formatos si fuera necesario.

 

Finalmente, mediante un sistema de paletizado mecánico, se conforman los palets de cajas que contienen los envases.